top of page

Un árbol seco y Palangana | HAN YÜ





UN ÁRBOL SECO



Un árbol sin renuevos, sin follajes; no lo injurian heladas ni ventiscas. Su panza es cueva donde cabe un hombre,

es un manto de hormigas su corteza. No lo visitan pájaros: su huésped es el moho que dura una mañana. Pero su leña es llama que habla en lenguas

y es santa vacuidad su tronco hueco.






LA PALANGANA

A Claude Roy

Ser viejo es regresar y yo he vuelto a ser niño. Eché un poco de agua en una palangana y oí toda la noche el croar de las ranas como, cuando muchacho, pescaba yo en Fang-Kuo.


Palangana de barro, estanque verdadero: el renuevo del loto es ya una flor completa.

No olvides visitarme una tarde de lluvia:

oirás, sobre las hojas, el chaschás de las gotas.

O ven una mañana: mirarás en las aguas peces como burbujas que avanzan en escuadra,

bichos tan diminutos que carecen de nombre.

Un instante aparecen y otro desaparecen.

Un rumor en las sombras, círculo verdinegro,

inventa rocas, yerbas y unas aguas dormidas.

Una noche cualquiera ven a verlas conmigo,

vas a oír a las ranas, vas a oír al silencio.

Toda la paz del cielo cabe en mi palangana.

Pero, si lo deseo, provoco un oleaje. Cuando la noche crece y se ha ido la luna

¡Cuántas estrellas bajan a nadar en sus aguas!




Traducción: Octavio Paz




_________________________________


Extraído de Octavio Paz, Versiones y diversiones, Galaxia Gutenberg, 2014 | Traducción de Octavio Paz | Paper Bag Poetry Review 2023.



Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page