top of page

Tres poemas | Óscar Páez






CANCIÓN ANIMAL



Atado a la sombra yace mi forma animal.   

Sobre la estela de mi saliva descansa mi pellejo,                                                       ahogándome con mi propio llanto,

impregnando de hedor los túmulos de monte,

me picotea la noche hasta el final.


Sobre mi cabeza el ánima de la peste se posa

abriendo sus fauces, saboreando mis lagrimas.


Los años en caravana pasan por mis ojos 

con sus figuras iluminadas por un sol maldito.


Mi cuerpo se separa de su psique, 

y lo que queda de él

es solo la mancha de una criatura indefensa.


Mi mugido parte del vientre 

como una canción maternal 

ahuyentando la presencia del frío.


Mi última habitación se llena de hormigas.

Todas llevan en su torso

mi miedo esparciéndose en la arena.


Los últimos segundos parecen eternos, 

los músculos se destensan contrayendo el alma, 

los tendones, huesos, órganos,

cerebro, arterias, ojos, manos, pies y boca.


Los pensamientos se contraen, 

como perros embravecidos intentando salir 

de este corazón que se formó hace años 

en el vientre de mi madre, el mismo

que en pocos segundos dejara de latir.





ESPASMO I



Hay un dolor que viene arrastrándose                                                                                                            en la desesperación de estas lágrimas                                                                                                           va absorbiendo su propia sombra                                                                                                                   se oculta de el sol en la alborada de esta herida                                                                                                     todos los rayos que cubren el mundo                                                                                                              se desvanecen en su llanto                                                                                                                                  y se parten en la espalda de este bosque                                                                                                   donde auxilio a mi grito de infante

Hay un dolor antiguo tallado en la madera de mi piel                                                                apolillándose con las termitas de los años                                                                                                   vine desde el olvido, es un espasmo                                                                                                             que revienta en cada ojo                                                                                                                                  me va provocando fuga de recuerdos                                                                                                                 y hace que me crezcan tulipanes                                                                                                                       alrededor de mis pestañas

Hay un dolor que no es de esta carne                                                                                                          pero se asoma como un perro herido                                                                                                            por la rendijas de esta casa                                                                                                                              su alarido se fermenta en lo opaco del agua                                                                                                    y de ella emergen figuras ajenas a mis manos                                                                                         como una invocación involuntaria de mi mismo

Hay un dolor que se le arrastra a la noche                                                                                                     un lenguaje onírico de laberintos que sangran                                                                                                 por la mandíbula  abierta de mis párpados                                                                                                una mirada en pleno eclipse zurciéndome la piel                                                                                       con el azufre de estas adoloridas palabras                                                                                                  que van apoderándose de todo                                                                                                                    con su fuerza de caballos gigantes                                                                                                                que se coagulan en mis entrañas 


 



VIBRACIONES


                                                                 

Todo perece en el canto de lo siniestro.


En este soltar de palabras,                                   

que penan en lo distinto.


El ruido se vuelve parte de lo extraño,                     

se confunde con lo indescifrable,                                                                                

pero dentro de ese algo existe una voz.


Desde esta invocación de cuervos                         

mis plumas son solo restos de ciertas noches,              

de perros menguando                                              

en su fornicación estelar.


La poesía es una enfermedad                                 

de transmisión verbal                                           

que se resquebraja en los oídos del mundo,    

como una ausencia inconsolable                                  

se hace líquido,                                                       

se alimenta de los ecos                            

que alguna vez fueron sonido                    

fortalecen su propia forma                                  

con los pedazos de esta vibración.




_________________________________



Óscar Páez (Huatusco, Veracruz, México, 1993) cursa la licenciatura en Psicología. Estudió creación literaria en los estudios Red De Letras 2019 y en distintos talleres de poesía. Es autor de Armario de brevedades, libro de minificción, publicado en 2020 por Editorial Versoterapia; y los poemarios Balada del dios atrofiado y Ladrido tallado en piedra memoria (Ediciones Awita de Chale y Niño Dawn Editorial) publicados en 2023. Finalista del Concurso de Poesía Emergente Antonio Alatorre 2022 y el Premio Francisco Javier Estrada 2022 Poesía en Atril. Sus textos aparecen en las revistas Granuja, Enpoli, Gatomadre, Enchiridion, Poetómanos, Poetripiados, Periódico Poético, Universo de letras UNAM, Minificción Cósmica, Carcaj, Kametsa, Golfa, Awita de Chale, Campos de plumas, Bitácora de vuelos, entre otras.


Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page